Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, 1598- Madrid,1664), "El Niño de la Espina en un paisaje" (l'Enfant Jésus se blessant avec la couronne d'épines dans un paysage)1645-1650. Huile sur toile, 110 x 82 cm © Fondation Bemberg


     Traducción del artículo:

     La Fundación Bemberg anuncia que, fiel a su deseo de enriquecer regularmente las colecciones legadas por Georges Bemberg, ha adquirido recientemente un cuadro destinado a complementar las colecciones antiguas. Se trata de una obra de un artista poco representado en los museos franceses, Francisco de Zurbarán (1598-1664), adquirida en una casa de subastas española: “El Niño Jesús hiriéndose con la corona de espinas en un paisaje” (“El Niño de la Espina en un paisaje ”). Esta obra se adquirió en particular con el fin de completar las colecciones del siglo XVII, que en la actualidad son menos significativas numéricamente que las colecciones del Renacimiento y del XVIII. La obra (110 x 82 cm) fue pintada hacia 1645-1650.

      En esta conmovedora iconografía, el Niño Jesús se divierte trenzando ramas espinosas para hacer una corona, pero se pincha el dedo y este episodio premonitorio está sujeto a la meditación de los dolores venideros. Las variaciones iconográficas sobre este tema fueron numerosas hasta el punto de convertirse en un tema predilecto de la pintura española. Efectivamente, el tema influyó en muchos de los contemporáneos de Zurbarán, sobre todo en Murillo, y se ha trasladado a México. En muchas otras pinturas de Zurbarán o su taller sobre un tema similar (titulado "La casa de Nazaret" cuando la escena se desarrolla en la casa de la infancia de Jesús y no en un paisaje) la posición de Cristo es idéntica. Para esta variante iconográfica de La “Casa de Nazaret”, podemos citar en particular las versiones del Museo de Arte de Cleveland, ca 1644-1645 o del Museo de Bellas Artes de Sevilla ca 1645-1650.

2
      Nótese, sin embargo, en la versión adquirida por la Fundación la presencia del bello paisaje cuyo puente ha sido identificado como el que cruza el río Guadiana en Medellín, en la provincia natal del pintor: Badajoz.1

    El tema parece tener que ser devuelto a uno de esos escritores místicos que, gracias al entusiasmo militante del Concilio de Trento, en el siglo XVI fueron puestos de nuevo en la agenda por haber "bordado" a placer relatos apócrifos de la infancia. de Cristo: en este caso el cartujo Rodolfo Cartujano. El tema se menciona en su obra "Vita Christi", escrita en latín hacia 1350 y traducida al castellano en Sevilla en 1537, pocos años antes de la apertura del Concilio de Trento. Cabe recordar que la Cartuja fue uno de los patrocinadores de Zurbarán, por lo que no es de extrañar que el pintor conociera el texto.

     Estilísticamente, la brecha en el paisaje de fondo y la luz ambiental son sintomáticos de la etapa de madurez del pintor, hacia 1645-1650, cuando Zurbarán se alejó del estilo y el realismo austero y sombrío, inspirado en Caravaggio, para acercarse a los manieristas italianos. y sus tonos más ácidos.

     Este cuadro, conservado hasta el día de hoy en las colecciones de los duques de Sotomayor, fue publicado por primera vez en 1966, luego expuesto a su vez en Sevilla, Zaragoza y Granada. Odile Delenda lo integró en su catálogo razonado de Zurbarán, publicado en 2010, y lo incluirá en el suplemento, actualmente en preparación. Escribió sobre la pintura el 5 de febrero de 2018: “Cuando estudiamos la obra como parte del catálogo razonado, en 2009-2010, solo la conocimos a través de una fotografía en muy mal color, donde aparecía muy oscurecida por el barniz viejo. Era imposible leer bien la obra y percibir sus cualidades estéticas. Por estos motivos, la pintura nos pareció de la mano de un alumno de Francisco de Zurbarán, quizás pintado en su taller a partir de una maqueta del maestro. Recientemente, la obra ha sido cuidadosamente restaurada y el resultado final es francamente espectacular. De hecho, ahora creemos que este cuadro tiene su lugar en el cuerpo de la obra de Zurbarán, tanto por motivos iconográficos como técnicos, presente en varios cuadros de Zurbarán fechados entre 1645 y 1650. El lienzo presenta un muy buen estado de conservación y restauración. tomó en serio no oscurecer el desgaste natural del trabajo.

 

FONDATION BEMBERG. Hôtel d’Assézat - Place d’Assézat - 31000 Toulouse Tél : 05 61 12 06 89 – fax 05 61 12 34 47 Courriel : accueil@fondation-bemberg.fr Site : www.fondation-bemberg.fr 

 Texto original: http://www.alaintruong.com/archives/2018/03/28/36271844.html

28 de marzo de 2018


1.  Aunque temporalmente es posible haber tomado como modelo el puente de época barroca de Medellín, pues la finalización de las obras ocurren en 1630, no parece que el modelo fuera este puente a juzgar por las fotografísa que presentamos en este artículo. Autores más cautos hablan de probabilidad: 

  "La representación del Niño Jesús es, en este caso, muy similar al conservado en el museo de Sevilla (ca.1645-1650), así como la calidad en la representación de los acusados pliegues de la túnica. Lo que varía enormemente con otros cuadros del maestro es la importancia que se da al fondo de paisaje. Como afirma Delenda se trata casi de un paisaje puro de indudable calidad e insólito, como hemos dicho en la obra del pintor, que no sólo enriquece la figura de Jesús, sino que también confiere gran originalidad al popular tema. Particularmente interesante es la probabilidad de relacionar el puente que aparece en el paisaje con aquel que existe todavía sobre el Guadiana en Medellín, Badajoz". (Alabarte. Subastas...)


 © Tomás García Muñoz. Nuestro agradecimiento a Isabel Mª Liviano Peña, que nos facilitó la información, en 2018 

 Asociación Histórica Metellinense

15 de febrero de 2021