D. CELESTINO VEGA Y MEDELLÍN

Celestino Vega Mateos

DON CELESTINO VEGA MATEOS MÉDICO HUMANISTA.

SU INTERÉS POR LA HISTORIA Y EL PATRIMONIO DE MEDELLÍN.

 

           D. Celestino Vega Mateos (Serradilla, 2/11/1901 - Madrid, 2/12/1970) fue un afamado médico que desarrolló su vida profesional como oftalmólogo en Don Benito entre finales de la segunda década y la sexta, del s. XX, y perteneció a una vasta generación de médicos humanistas. Una sucinta, afectiva y literaria biografía, realizada por su yerno, puede consultarse en el volumen correspondiente de las Biografías donbenitenses (entre los siglos XIX-XX), pp. 223-230.  

         Sin pretender ser exhaustivo, deseamos destacar algunos hitos del interés y cariño que el médico cacereño sentía por la villa vecina de Medellín, cerca de la cual tenía una casa de campo -en medio de una huerta- que le servía de solaz a su trabajo, de disfrute en primaveras y otoños, y de útil retiro con el que mitigar el calor en las noches de verano. Desde ella fue testigo privilegiado del imponente castillo de Medellín, y en ella acogía, fecundas tertulias culturales con amigos humanistas, artistas, aficionados a la historia... Por allí pasaron D. Félix Arranz Castell, D. José María Álvarez, compañeros de profesión; el profesor D. J. José María de Peralta, el escultor hervasense D. Enrique Pérez Comendador y su mujer -Madgalena Leroux-, la maestra Dª. Cecilia Gómez, el párroco de Medellín, D. Francisco García, y un largo etc.

 

        Algunas pinceladas del interés de D. Celestino interés por Medellín:

   Además de las tertulias informales, citadas más arriba, de contenido social, literario, arqueológico e histórico:

  • De su interés por la arqueología dan testimonio la réplica del Vaso de Valdegamas que le hicera su amigo personal, D. Enrique Pérez Comendador, o el interés mostrado por una moneda de Lisímaco, encontrada en Medellín, junto a la iglesia de San Martín obispo, en 19502. Cuenta su hija, que en su casa de la huerta colocó -incrustrada en la pared- una losa de mármol con una inscripción latina de la que recuerda su traducción: Arrojados de la ciudad, la paz y la felicidad estuvieron aquí durante algunas horas. En la misma huerta, se econtraba también una columna romana, que su ella colocaría al lado de un ciprés.
  • Era poseedor de una estatua, en tamaño reducido de Hernán Cortés, realizada por Pérez Comendador, según consta en en el número 3 de la Revista Don Benito (1947). De su pasión por Cortés da testimonio la gran cantidad de documentos transcritos por él, que hoy forman parte del Fondo Celestino Vega, en la Biblioteca IX Marqués de la Encomienda del Centro Universitario Santa Ana (CUSA) de Almendralejo (Badajoz).
  • El cuadro que le regala la esposa de Pérez Comendador (Magdalena Leroux), Castillo de Medellín desde la vega del río Ortigas, no hace sino refrendar, el amor que el serradillano sentía por la historia y el patrimonio de esta Villa. Se trata de una vista original del castillo, desde el Oeste, con el río Ortigas en primer término y las siluetas de las iglesias de Santiago Apóstol y Santa Cecilia en la falda del Cerro.3 

El escritor:

       Sus artículos y su obra poética confirman su amor por la villa de Medellín y por el ilustre hijo de la la misma, Hernán Cortés. Veamos algunas de ellas:

  • VEGA MATEOS, Celestino. “La hacienda de Hernán en Medellín”, Estudios Hispanoamericanos: Homenaje a Hernán Cortés en el IV Centenario de su muerte. Diputación Provincial de Badajoz, 1948. pp. 387- 394.
  • Biografía sintética de Hernán Cortés, que publicará en la Revista: Don Benito, diciembre de 1947. Año I, Número 3. Número monográfico dedicado a Hernán Cortés. Trabajos de la Delegación Local de Escritores y Artistas Noveles.
  •  O su poema al Castillo -a la sazón cementerio- de Medellín, publicado en el nº 7 de la Revista Don Benito, mayo de 1948.4

 

AL CASTILLO CEMENTERIO DE MEDELLIN

 

   Castillo de Medellín,

allá entre el cielo y la tierra,

¿qué tormenta te dejó

-viejo navío de piedra-

naufrago en el alto cerro

encallado entre las peñas?

 

    ¿Y qué noche partirás

sobre oleadas de niebla

a un puerto del Otro Mundo,

guiándote por qué estrella?

 

     Tu vieja carga de muertos

se asomará a las almenas,

y habrá adioses desgarrados

a los que están en la tierra.

 

     ¡Castillo de Medellín,

que destacas tu silueta

sobre los gules heráldicos

del ocaso, fue un poeta

quien buscó para su cuerpo

el descanso entre tus piedras.!

 

En las noches azuladas

¡Bajas a ti las estrellas…!

 ===================

 

 

          Creo que las palabras de Magdalena Leroux, en el homenaje póstumo multitudinario, tributado a D. Celestino Vega el 12 de diciembre de 1978 en el Salón Noble del Casino de Badajoz, sintetizan la personalidad y la inquietud del médico humanista, que tanto amó a Medellín: 

        “… Al corazón nos llega el recuerdo vivo de Celestino Vega Mateos al que todavía no se le ha hecho justicia. Además de auténtico poeta, no sólo se valía de la palabra, sino también en su cotidiano andar por la vida, era un hombre de extraordinaria cultura y conocedor excepcional de la noble tierra extremeña y de la grandeza de los hombres”. 

   


1. El manuscrito fue rescatado, durante la Guerra Civil (1936-1939) de los archivos de la Parroquia de San Martín por un oficial del Ejército Republicano y entregado para su guarda y custodia a la maestra nacional Dª. Cecilia Gómez Gónzález. En 1953 D. Celestino Vega Mateos se lo muestra a D. Antonio García y Bellido para su estudio sobre El puente romano de Medellín. A partir de ese momento desconocemos su paradero.

2. ALMAGRO GORBEA, M. y GARCÍA MUÑOZ, Tomás. “Sobre una moneda de Lisímaco con cabeza de Alejandro, posible copia o falsificación de época, hallada en Medellín”, Numisma, 257, Año LXIII. Sociedad Iberoamericana del Estudios Numismáticos, Madrid, 2013. pp. 7-18.

3. En la primavera de 2013 tuvimos noticias de la existencia de un magnífico cuadro del castillo de Medellín, obra de la universal pintora parisina Dª. Magdalena Leroux Morel, esposa del 'Escultor de la Hispanidad', Don Enrique Pérez Comendador. Supimos que el cuadro, de aproximadamente un m2, se exponía en el Museo Legado Valeriano Salas de Béjar (Salamanca), cofundado por el insigne escultor. D. Celestino Vega Mateos, era amigo personal del gran escultor hervasense. Según nos relató Margarita Navarrete, nieta del médico-humanista, el cuadro se debió realizar sobre 1960 aprovechando alguna de las visitas que Pérez Comendador y Magdalena Leroux hicieran a la familia Vega en su casa de campo, próxima a Medellín. También realizó alguna copia más para la familia.

4. El poema se publicaría después en VEGA, C. El juguete caído. Sánchez Rodrigo, Plasencia, 1970. También lo recoge GARCÍA SÁNCHEZ, F. El Castillo de Medellín, impreso por Gráficas Sánchez Trejo, S.L., Don Benito, p. 107.

 


 

BIBLIOGRAFÍA: 

  • VEGA MATEOS, Celestino. “La hacienda de Hernán en Medellín”, Estudios Hispanoamericanos: Homenaje a Hernán Cortés en el IV Centenario de su muerte. Diputación Provincial de Badajoz, 1948. pp. 387- 394.

--  El juguete caído. Sánchez Rodrigo, Plasencia, 1970. 

-- "¿El Segismundo de Calderón sería el Conde de Medellín?", Alminar, Revista de Cultura de la Institucion Pedro de Valencia y el Periódico HOY, 19, Nov. 1980. p. 19.

  • VV.VV. Revista: Don Benito, diciembre de 1947. Año I, Número 3. Número monográfico dedicado a Hernán Cortés. Trabajos de la Delegación Local de Escritores y Artistas Noveles. Aparte del doctor, este interesante número (cuyo original se puede consultar Biblioteca Municipal "Francisco Valdés" de Don Benito) cuenta con colaboraciones de figuras de la talla de Santiago González Murillo, Javier Rodríguez López, Margarita Soldevilla y Puente, Ernesto Juan Pulido, Alfredo Ara, Luis Gómez Requena y Honorino Buendía.

-- Ibídem, Año II, Número 7, mayo de 1948.


© Tomás García Muñoz / Antonio Nevado (Dovane63)
20 de febrero de 2022
TOP