EDIFICIO CONSTRUIDO PARA HOSPITAL SOBRE EL CONVENTO DE R. CONCEPCIONISTAS

Entre el torreón de Portacoeli y la parroquia de Santa Cecilia puede divisarse el Hospital

EDIFICIO CONSTRUIDO PARA HOSPITAL EN EL LUGAR QUE OCUPÓ EL ANTIGUO CONVENTO DE RELIGIOSAS CONCEPCIONES

 

 

     El edificio que se conocería popularmente como Hospital, se proyecto y construyó en el mismo sitio que ocupó el antiguo Convento de Religiosas Concepciones, cuyas ruinas se conservaban.

       El proyecto y la obra fueron financiados por D. Manuel de Pedraza y Medina, médico-cirujano nacido en Madrid, que ejerció en Medellín durante más de cuarenta años. El edifico dedicado a hospital incluía sala de consultas, portería, ropero, botiquín y sala de operaciones quirúrgicas. Constaba, además de una capilla u oratorio situado al fondo de un bello patio central, alrededor del cual se abría una galería que comunicaba con las dependencias anteriores y con los dos grandes salones para estancias hospitalarias, uno para hombres y otro para mujeres. 

        De los planos de D. Ventura Vaca, cedidos gentilmente por su biznieta Dª. Emiliana Habelas Vaca, deducimos que era un amplio edificio, con una fachada principal que que se extendía a lo largo de 52 metros. El edificio contaba con un jardín perimetral alrededor del edificio y dos patios centrales, uno a cada lado de la capilla de tres metros de ancho. La capilla tenía una modesta nave central de 5.5 m, que en el crucero llegaba a los 13 metros. A falta del plano de la planta del hospital, y según las descripciones pormenorizadas de Rodríguez Gordillo, es fácil que ésta fuera cuadrangular. En ese caso la superficie vallada del hospital se extendería, aproximadamente, en unos 3.300 m2 (media fanega de tierra).

      Desgraciadamente el edificio nunca llegó a funcionar como hospital debido a la prematura muerte del Doctor en Medicina y Cirugía, ocurrida apenas tres años después de finalizada la obra. Además, la edificación tuvo una efímera vida, puesto que conocemos, por tradición oral2, que el monumento estaba en ruinas en los años previos a la Guerra Civil, y que al menos uno de los dos aljibes3 se utilizó como refugio durante los bombardeos de Medellín. A él se entraba por por un gran agujero practicado en la pared. Sin embargo no conseguimos noticias del Oratorio.

        Gracias a D. Eduardo Rodríguez Gordillo conocemos todos los detalles de esta obra fallida, que terminó funcionando como Oficina Municipal de Telegrafos:

          "D. Manuel de Pedraza y Medina, construyó un edificio, con intención de dedicarle a Hospital;  el Sr. D. Manuel Pedraza y Medina, construyó un edificio, con intención de dedicarle a Hospital; hizo el plano el Arquitecto Provincial D. Ventura Vaca, por el que llevó 2.000 reales; la obra se principió el día 7 de Octubre de 1886 y se concluyó en un año; la hizo el albañil Francisco Bordallo, el mismo que hizo la Casa Cuartel; costó la obra unos 160.000 reales: tiene todas las dependencias necesarias para el fin a que se destinaba; sala de Consultas, Portería, Ropero, Botiquín, sala para operaciones quirúrgicas, dos grandes salones para dormitorios, uno para hombres y otro para mujeres, en cada uno de los cuales colocó ocho camas completas de hierro, y otras tantas mesas de noche: estas habitaciones rodean con su galería a  a un bonito patio central a cuyo extremo está la Capilla ú Oratorio público [...] que se bendijo o inauguró en los días 7 y 8 de Diciembre de 1887: el edificio tiene en sus ángulos cuatro bonitos jardines, en uno de los cuales hay dos hermosas cisternas que se comunican, en las cuales se recogen todas las aguas pluviales del edificio, por medio de tubería convenientemente colocada: todas las habitaciones son de cielo raso y piso de hormigón, con buenas puertas y ventanas encristaladas y con mucha ventilación: el Fundador era natural de Madrid, Comendador de la Real orden de Carlos Tercero, Doctor en Medicina y Cirugía, cuya profesión ejerció más de 40 años en esta villa, en la que casó con D.ª Antonia Redondo Sánchez, y murió el día 28 de Octubre de 1890, sin dejar sucesión y sin hacer entrega del edificio a la Beneficencia, ya fuese Municipal, ya de alguna asociación piadosa dedicada a ello: por eso sus herederos se apropiaron el edificio, no obstante las múltiples, manifestaciones que dicho fundador hizo, por lo que sobraban razones legales, según opinión de autorizados Jurisconsultos, para que la Beneficencia pública considerara suyo el edificio: todo esto resulta claro y evidente del expediente instruido para la erección canónica del Oratorio, cuyo expediente obra en la Secretaría del Obispado de Plasencia, y una copia literal de él, en el archivo de la Parroquia de San Martín de esta villa, en cuya jurisdicción está enclavado: no es del caso citar al verdadero culpable de que los pobres de esta villa se vean privados de este benéfico asilo: ya se ha dicho que don Ricardo Lozano Gutiérrez, Notario público de Don Benito, fue el que otorgó la escritura, por la que el fundador aseguró el culto en referido Oratorio: es lo cierto, repetimos, que los herederos se adjudicaron el edificio, y al que de ellos le correspondió, Ciríaca Sánchez, soltera entonces, y hoy esposa de Sergio Sánchez, vecinos de esta villa, se le compró el año 1891, este Ayuntamiento, por 4.000 pesetas, y se dedicó para instalar en él la estación Telegráfica: ésta se instaló por cuenta del Estado y él pagaba el sueldo al Telegrafista; se inauguró el día 15 de Noviembre de 1892, pero el Gobierno, por razón de economías trató de suprimirla o cerrarla el 30 de Junio de 1893: más el Ayuntamiento, conociendo lo útil y beneficioso que era para la villa, la tomó a su cargo, y desde entonces es y está considerada como estación Telegráfica Municipal."1 

 

    En relación con el Oratorio de la Purísima Concepción, D. Eduardo R. Gordillo le dedica un capítulo de su libro comenzando por la solicitud al Obispado de Plasencia para que la Capilla incluida en el hospital fuera erigida en "Oratorio público bajo la advocación de María Santísima en el misterio de su Inmaculada Concepción,  y suplica a su S.S. I. se sirva autorizar la elección canónica de expresado Oratorio, y designar el Sacerdote que haya de bendecirle..."4

        "... en la inauguración de este Oratorio el día 8 de Diciembre de 1887, durante el refresco, en la casa del fundador leyó el siguiente soneto su autor D. Juan Bautista Cámara, vecino de Don Benito."5

 


1. RODRÍGUEZ GORDILLO, E. Apuntes históricos de la Villa de Medellín (provincia de Badajoz). Reunidos por el que es hoy Cura Párroco de la Iglesia de San Martín, de dicha Villa. Imprenta y Librería Cª. de Santos Floriano, Cáceres, s.a. 1916, pp. 790-793.

2.  Testimonio recogido por D. José María Custodio Simón a D. Francisco Moreno Sánchez (Quico Moreno), a finales del siglo XX. 

3.   Una de las cisternas o aljibe se ubica debajo de la finca urbana de David Guerrero. También se conservan restos de la cimentación del hospital bajo las casas que hoy ocupan ese espacio. (Testimonio verificado por el arqueólogo D. Santiago Guerra Millán)

4. RODRÍGUEZ GORDILLO, E. Opus. cit. pp. 245-256

5. Ibídem, pp. 255-256


 

© Tomás García Muñoz
octubre de 2022
 
TOP