LA TABLA PERDIDA DE MEDELLÍN

Pieza artística desaparecida en Medellín: pintura sobre tabla, atribuida a la Escuela Valenciana del s. XV.

PATRIMONIO PERDIDO:

Pintura sobre tabla atribuida a la Escuela Valenciana del s. XV.

       

      El objeto artístico se describe como una "magnífica" tabla, de origen desconocido  que servía de puerta de alacena, y que supuestamente fue "rescatada" como una valiosa pieza artística del Convento de San Juan Bautista1 (Agustinas Recoletas), durante la Guerra Civil (1936-1939).
 
      Se trata de una pintura sobre tabla en la que aparecen las imágenes de dos santos. Uno de ellos es fácil de identificar como el Apóstol Santiago el Mayor por la simbología que lo acompaña: concha de vieira, calabaza, báculo, bordón o bastón; el sombrero y la escarcela o morral. Esta simbología está presente también en la iglesia del convento -en unos bajo relieves situados encima y a la derecha de la artística pila de agua bendita-, sin que por el momento hayamos podido encontrarle una correlación histórica satisfactoria.
 
      Adelantamos una hipótesis, que habrá de ser confirmada documentalmente. Pudiera ocurrir que esta tabla perteneciera a la decoración del lado del ábside correspodiente al evangelio, en ausencia de un retablo.  
 
 "... la Iglesia solo tenía el altar mayor con la Imagen de su Titular San Juan Bautista, lo que retirada ya del culto, se conserva guardada hoy en la Parroquia de Santa Cecilia". (Rodríguez Gordillo, E. pp. 221-222)2
 
      
 
    Lamentablemente no tenemos ningún testimonio documental, ni siquiera de tradición oral, de la actuación del Sr. Colinas -el plausible rescatador de la pieza artística- ni tampoco de la citada tabla. No obstante, deseamos hacer constar la búsqueda, que inició hace varios años nuestro amigo y colaborador Antonio Dovane, y la esperanza de que algún lector / investigador nos pueda ofrecer alguna pista razonable sobre esta importante obra artística que desapareciera en Medellín.
 

   ======   ooo   ======
 
       Los hechos que conocemos hasta el día de hoy son los que siguen:
 
             En el artículo "Ejemplos de la guerra española"3 aparece el siguiente texto: 
 
      “Entre los hombres que realizan esta interesante labor para salvar el tesoro español figura un joven artista, el escultor Colinas, que como otros compañeros suyos muertos en combate, como los llorados Pérez Mateos y Emiliano Barral, no vacilan en exponer su vida para salvar una obra de arte.
 
      En esta ocasión se trataba de recoger de un convento de Medellín una tabla magnífica de la escuela valenciana del siglo XV que aparece citada en el catálogo de monumentos de J. Ramón Mélida4(sic) y que servía de puerta a una alacena. El escultor Colinas, desafiando el peligro durante un fuerte bombardeo combinado de artillería y aviación, llegó hasta el convento auxiliado por sus compañeros recogió la tabla y otros objetos de arte y volvió a nuestras líneas satisfecho como artista sensible y como español combatiente”. (Fernández Aldana, Mi revista...)
 
       Antonio Dovane cree que el rescatador fue D. Ceferino Colinas5, persona que resultó clave en el equipo encargado de evacuar las obras de arte del Museo Nacional del Prado, con objeto de ponerlos a salvo de su posible saqueo, deterioro o destrucción, con motivo de la Guerra Civil.
 
       Para saber más: (enlace al post del blog de Dovane63)6
 
 

1.  Sólo puede tratarse de este convento, puesto que los otros dos conventos de Medellín desaparecieron en el transcurso del siglo XIX.  
 
 
3. Fernández Aldana. “Ejemplos de la guerra española”. Mi revista, nº 34 de 10 de febrero de 1938. N.E. El autor del artículo bien pudiera ser el especialista en arte valenciano, cuyo nombre completo sería Salvador Aldana Fernández. Véase, por ejemplo: Aldana Fernández, Salvador, Guía abreviada de artistas valencianos, Valencia, Ayuntamiento, 1970.
 
4. No hemos encontrado en el Catálogo Monumental de España, de J. R. Mélida la citada referencia.
 
5. D. Ceferino Colinas Quiróz fue escultor, profesor de la Escuela de Artes y Oficios, y grabador de la Casa de la Moneda. Luchó en la sierra madrileña, fue teniente de milicias y jefe de guerrillas del sur del Tajo y, desde agosto de 1937, Comisionado Militar para la recogida de obras de arte en vanguardia. Al finalizar la Guerra Civil se exilió en México, donde desarrolló  una intensa vida artística y cultural, junto a Orozco o Diego Rivera.
 
 

  © Tomás García Muñoz. 

 Asociación Histórica Metellinense

30 de enero de 2021

 

Imágenes

Pieza artística desaparecida en Medellín: pintura sobre tabla, atribuida a la Escuela Valenciana del s. XV. Portada de «Mi revista», del 10 de febrero de 1938. Ceferino Colinas Quiróz. Escultor, profesor de la Escuela de Artes y Oficios, grabador de la Casa de la Moneda, luchó también en la sierra madrileña.
TOP