ESCUDO DE HERNÁN CORTÉS MANDADO LABRAR POR ÉL.

Escudo heráldico mandado labrar en granito por Hernán Cortés.

     Hernán Cortés funda a mediados de la década de 1520-30 una capilla en el convento de San Francisco, que por entonces estaba acabándose de construir. Esta capilla, consagrada a la advocación de Ntra. Sra. del Socorro, de la que Cortés era muy devoto, la crea con  la finalidad de ser el panteón familiar. No obstante, sólo llegó a enterrarse su padre. 

  Hernán Cortés es nombrado por el Emperador Carlos Marqués del Valle de Oaxaca con fecha 6 de julio del año 1629, otorgándole su correspondiente Escudo de Ar­mas.1 Aprovechando que ese año debió pasar por Medellín, manda labrar su blasón en granito para coronar el retablo de la capilla creada a sus expensas en el citado convento franciscano.

   "Hernán-Cortés, Conquistador de México, mandó desde allí [Mexico] a estos Religiosos, cantidades suficientes para que en la Iglesia del Convento hiciesen una Capilla destinada para enterramiento suyo y de sus padres; efectivamente, se hizo antes del año 1530. Hernán-Cortés no pudo ser enterrado en ella porque dispuso en su testamento, que se le en­terrase en México; [...], y en ese año [1529], estuvo en Medellín y que ya había muerto su padre D. Martín, Hernán Cortés man­dó colocar en referida Capilla, que era la primera del lado de la Epístola, una piedra de granito en la que está muy bien labrado su escudo de armas, que le concedió el Emperador Carlos I, al nombrarle Marqués del Valle de Oaxaca..." (Rodríguez Gordillo, E. Apuntes Históricos2..., pp. 181-82)

    "y cuando él vino, ya había muer­to su padre, y se había enterrado en dicha Capilla: entonces fue cuando Hernán-Cortés mandó labrar y colocar en ella, este escudo cuyo gran valor his­tórico" (Op. Cit, p. 698)

          El convento de Franciscanos,  fue ocupado por la tropas del mariscal Víctor y si bien no sufrió tanto como otros monumentos, quedó parcialmente destruido al ser convertido en hospital de sangre. Terminada la ocupación francesa se volvió a ocupar hasta que la Desamortización de Mendizábal produjo la exclaustración (15 de Agosto del 1834) y el cierre definitivo del Convento. 

         En el año 1840 el Convento y la huerta aneja al mismo fue vendido por el Estado. Sabemos que por esas fechas lo compró una familia de ascendencia francesa (los Falcones), que lo demolieron y se llevaron la piedra para construir una casa en Don Benito. Esta casa sería, más tarde, sede el Colegio del Santo Angel de la Guarda. Casualmente, entre la piedra que se deshechó quedo la talla del Escudo de Armas de Cortés, encontrándola D. Eduardo Rodríguez Gordillo e integrándola en el Paseo de Hernán Cortés, inaugurándose enmarcada en un pedestal junto al grupo escultórico de de D.Eduardo Barrón, el 2 de diciembre de 1890.

      "... su con­servación y hallazgo [del escudo heráldico en piedra] ha sido verdade­ramente providencial, se echó a los frai­les fuera del Convento, se vendió este, se le derribó para llevar la piedra a D. Benito; entre la mucha que llevaron ¿por qué no fue ésta? ¿por qué ha permanecido más de cuarenta años entre las ruinas y escombros del Convento? ¿Por qué entre tantas personas como allí la vieron, nadie se fijó y apreció lo que valía? Una tarde del mes de Abril del 1886, hizo este importante hallazgo el Párroco de San Martín de esta villa, lo recogió y guardado lo ha tenido, hasta que como individuo de la Comisión ges­tora del Monumento, le mandó colocar en la forma en que está hoy, a la en­trada o principio de la misma habitación en que nació el héroe: por eso dice el pedestal en el anverso, Escudo de Hernán-Cortés, y en el reverso, Aquí estuvo la habitación en que nació Hernán-Cortés, año de 14843: el mismo se­ñor mandó colocar junto a este pedestalito en su frontis y en el pavimento, una piedra que dice, Tota pulcra es virgo et maculanon est inte, Toda pura eres María y no hay mancha en tí, esta piedra sirvió de toza en la habita­ción de la primera nave de la casa de Cortés; se la llevaron a Don Benito; el Alcalde de Medellín consiguió recuperarla, y recogida ha estado hasta la erección del Monumento: tanto esta pie­dra como la del escudo, se ve su gran valor histórico por lo que se ha dicho: la del Escudo, cuando el mencionado Párroco la tuvo recogida en su casa, hubo quien quiso comprarla, pagan­do en cobre tanto como pesara; y cui­dado que entonces pesaba doble que hoy, pues se cortó la mitad de su grue­so al incrustarla en donde está; no hay que decir, que no aceptó la lucrativa venta. (Rodríguez Gordillo, E. Op. cit. 698-699)

 


    Otorgamiento del  Escudo de Armas:

" E porque de vos Hernán-Cortés, é de los vues­tros quede perpetua memoria, é vos é vuestros descendientes sean más honra­dos, por la presente vos facemos mer­ced é queremos que además de las ar­mas que tenéis por vuestro linaje po­dáis tener y traer por vuestras armas propias é conocidas, un Escudo que a la nano izquierda «a la parte de arriba, tenga un Águila negra de dos cabe­zas en campo blanco, que son las armas de nuestro Imperio; e en la otra mitad de la parte abajo, un León dorado en campo colorado en memoria de que vos el dicho Hernán-Cortés é por vuestra industria é esfuerzo, trajisteis las cosas al estado abajo dicho é en la mitad del otro medio Escudo de la mano derecha a la parte de arriba, tres coronas de oro, en campo negro, la una sobre las dos, en memoria de tres señores de la gran ciudad de Temixtitan [Tenochtitlan] e sus Provincias, a quien vos vencisteis, el primero fue Montezuma [Moctezuma] que fue muerto por los Indios, teniéndole vos preso; el segundo Cuetavarin [Cuiltahuatzin], su hermano, que le sucedió en el Señorío e se reveló contra Nos teniéndole Vos preso, e os echó de la ciudad, e el otro Guanatemurin [Cuauhtémoc] que sucedió en el dicho Señorío, e sostuvo la rebelión basta que vos le vencisteis é le prendis­teis, é en la otra mitad de abajo, la ciu­dad de Temixtitan, armada sobre agua, en memoria de que en fuerza de armas la ganásteis, é sujetasteis a nuestro señorío e por orla de dicho Escudo en campo amarillo, siete Capitanes o señores de siete Provincias o pobla-ciones que están en la laguna en torno de la que se rebelaron contra Nos, e los vencísteis e prendísteis con la dicha Ciu­dad de Temixtitan, aprisionados é ata­dos con una cadena que se venga a ce­rrar con un candado debajo del dicho Escudo". (Rodriguez Gordillo, E. Op. cit. pp. 349-351)

 2. RODRÍGUEZ GORDILLO, Eduardo (s.a. 1916?): Apuntes históricos de la Villa de Medellín. Imprenta y Librería Santos Floriano. Cáceres.

3.  A día de hoy sólo podemos atestiguar que Hernán Cortes nació en un margen temporal que oscila entre 1482 y 1484. (Mira Caballos, E. "Hernán Cortés. Mitos y Leyendas del conquistador de Nueva España",  Fundación Obra Pía de los Pizarro. Badajoz, 2017). 

Imágenes

Escudo heráldico mandado labrar en granito por Hernán Cortés. Pedestal mandado construir en 1890 para albergar el Escudo de Armas de H. Cortés. Convento de S. Francisco. Grabado del ingeniero francés Berlier (1809).
Localización del Convento y la iglesia del mismo. Resto de tapiales de la cerca de la huerta del Convento.
TOP